My Blog Cliche's 50 Albums of 2016


2016 fue el año más estresante que he vivido hasta el momento, ya que más allá de todas las tragedias que se presentaron alrededor del mundo y las promesas rotas de algunas personas que simplemente se pasaron otro año sin sacar un disco (cof cof Johnny Jewel, cof cof), también se encargó de darme un par de puñetazos en la cara y en la entrepierna por llevarse personas que nunca jamás podré ver en directo como el caso de Alan Vega de Suicide, Leonard Cohen, Caroline Crawley de Shelleyan Orphan, Pauline Oliveros, Else Marie Pade, Geneviève Elverum, Isao Tomita, Cash Askew de Them Are Us Too, Joey Casio, Cherushii y, entre muchos otros más, al mismo David Bowie. Esta lista de discos no es como cualquier otra que he publicado en años pasados, ya que aunque los tributos siempre me han parecido una cosa super cliché, al final quiero dedicarle este conteo a esas bellas almas que no podrán seguir haciendo que este mundo sea menos doloroso. ¿Demasiado cursi? Tal vez, pero eso me vale dos kilos de V, así que simplemente échenle un ojo a este humilde listado anual con los 50 mejores álbumes de My Blog Cliché, y disfruten.


50. Schoolboy Q – Blank Face  (Top Dawg)


Por lo regular el hip hop siempre está ausente en este espacio porque se me va la onda, pero el "Blank Face" de Schoolboy Q está tremendo. Desde las situaciones de esclavos, morras, pimps y el diablo en el cielo, el disco tiene la consistencia suficiente para ser una de las mejores producciones que han sido concebidas dentro del género en años recientes. Barrio y actitud, perros.



49. Savages – Adore Life (Matador Records)

"Adore Life" me generó muchos sentimientos encontrados debido a que hubo un momento donde todo fue bastante predecible y monótono. Eso hasta cierto punto es lo más frustrante de la vida considerando que cada una de las integrantes de Savages tiene unas impecables habilidades musicales. Sin embargo, con el paso del tiempo fui asimilando la temática real por la cual "Adore Life" tiene canciones donde sigue quedando al desnudo el notable potencial que tienen para seguir explotando los terrenos del post-punk más accesible y hacerlo completamente suyo.




48. Factory Floor – 25 25 (DFA Records)


El encanto de Factory Floor radica en la habilidad que tienen para mantener a flote un loop durante todas su canciones y que sobre ese hilo conductor vayan apareciendo varias secuencias electrónicas que se sientan como navajazos en el cuerpo. Y no es para menos, tanto Nik Void como Gabe Gurnsey tienen muy bien estudiado el ámbito del techno y el industrial, ya que constantemente están sacando cosas por su propia cuenta o trabajando con maestros de la talla de Chris Carter y Cosey Fanni Tutti. "25 25" no será tan brillante como su debut homónimo, pero sigue teniendo un alto nivel de hedonismo en su interior.




47. Yumi Zouma – Yoncalla (Cascine)


Después de haber sacado un compilado con cada uno de los sencillos de sus dos primeros EPs, este año Yumi Zouma finalmente se sacó un as de la manga para demostrar que el efecto que provocaron con su nacimiento no era algo efímero. Su sonido es dulce, sencillo y romántico, sin mencionar que cuentan con una vocalista que de inmediato genera una empatía directa con el escucha de la mano de los dulces sintetizadores en "Keep It Close To Me" y "Yesterday". Es una chulada, no hace falta decir más.




46. King Dude – Sex (Not Just Religious Music)


¿Quién iba a decir que T.J Cowgill terminaría siendo un dude super multifacético? Cuando adoptó el alías de King Dude las comparaciones con Death In June eran inevitables debido a la fuerte influencia que tenía del neo-folk, solo que con el paso de los años se hizo de una banda e incorporó una instrumentación eléctrica con la que su sonido terminó convirtiéndose en un monstruo bastante rasposo. Eso si, su tendencia goth sigue intacta y por ende en "Sex" existen momentos donde el amor es abordado desde un ángulo bastante irónico. En pocas palabras, el álbum está repleto de canciones religiosas sobre sexo (aunque la religión en King Dude siempre es una ironía).




45. Jackie Lynn – Jackie Lynn (Thrill Jockey Records)


Como Circuit Des Yeux, Haley Fohr suele jugar constantemente con su voz para adaptarse a los sombríos panoramas que va dibujando con la acústica de sus canciones. Eso es algo que domina a la perfección, así que para darle un empujoncito más a la ambición que tiene para crear mundos donde la tragedia siempre está presente, decidió concebir un álter ego llamado Jackie Lynn. Este álter ego es un misterio, en teoría nadie sabe quién demonios es y este álbum es la única prueba de su existencia, ya que su historia parte del romance que tuvo con un traficante de drogas y las aventuras que tuvo con él mientras estaban prófugos. La narrativa es muy interesante y los tonos campiranos que se esconden en su estructura subliminal son un verdadero deleite.




44. Eleanor Friedberger - New View (Frenchkiss Records)


Creo que durante mucho tiempo subestimé a Eleanor Friedberger, ya que por lo regular sus discos me los saltaba pensando que no existiría algo realmente relevante en ellos. Pero oh sorpresa, heme aquí quedando como un vil snob ante la belleza de su "New View", ya que con todo y que su voz es el hilo conductor del disco, lo que lo hace realmente hermoso es la instrumentación que la respalda en todo momento. Incluso la duración de las canciones no es tan compleja como parece, ya que cada pieza es un mundo que se desarrolla en diferentes segmentos guiados por la guitarra como en "All Know Things".




43. Geneva Jacuzzi – Technophelia (Medical Records)


C'mon! Si este disco lo hubiera hecho Ariel Pink lo habrían amado, pero como no es él, seguramente lo dejaron pasar de forma descarada. Pero si, Geneva Jacuzzi regresó de forma oficial con un álbum de estudio que desde el inicio saca lo mejor de ella: su lado extrovertido, lo bizarro, la demencia y el sabor que extrae de las drum machines que evocan el espíritu fiestero de los 80. Todo en "Technophelia" es de color pastel, pero la distorsión que existe en "God Maker", "Macho Island" y "Ark Of The Zombies" le dan un plus que hace que la existencia de Geneva Jacuzzi sea vital en nuestra era.




42. ANOHNI – HOPELESSNESS (Secretly Canadian)


Independientemente de "Obama" y del repentino discurso que adoptó para ser la voz de un sector importante de personas alrededor del mundo, ANOHNI hizo un álbum que no sigue un patrón exacto en cuando a su línea musical, pero que gracias a ello logra sumergirnos en una complejidad universal donde su mensaje termina siendo algo estrictamente cautivante. Quizá los momentos más destacados son esos donde cuenta con ayuda de Oneohtrix Point Never, mientras que la co-producción de Hudson Mohawke es la que termina pasando un poco sin pena ni gloria. Aunque eso no es algo necesariamente malo, también necesitaba existir un balance entre todos los patrones que mantienen de pie a "HOPELESSNESS".




41. Anna Von Hausswolff – The Miraculous (City Slang)


Anna Von Hausswolff es un estuche de monerías. Dentro de su oscuridad y el misticismo que la rodea existe un sentimiento de nostalgia que en directo es traducido de forma demoledora, mientras que en el estudio todo es un mar de incertidumbre que te va absorbiendo hasta dejarte sin aliento. 'I can hear all your sorrows I think I’m going crazier and healthier' es lo que dice mientras la respalda un órgano que se asemeja al "Desertshore" de Nico. Si no escucharon este disco, háganse un favor y háganlo después de cerrar esta página.




40. Death Grips – Bottomless Pit (Third Worlds Records)


A estas alturas del partido no hace falta decir que Death Grips son expertos en volar memas. En "Bottomless Pit" no se andan con pequeñeces y desde el inicio la batería de Zach Hill se encarga de golpearnos una y otra vez al ritmo de "Giving Bad People Good Ideas", sin mencionar los madrazos del track que le da nombre al álbum y los cortes más WTF como "BB Poison", "Eh" y "Warping". Este es uno de esos discos que hará enojar a sus papás... chance y hasta a sus amigos.




39. Pop. 1280 – Paradise (Sacred Bones Records)


Cuando escuché "Pyramids On Mars" supe que estos tipos finalmente habían encontrado la fórmula perfecta para hacer que su sonido se sintiera completo y no se perdiera con el paso de los minutos "Paradise" es el lado siniestro y fetichista de Pop. 1280. Las historias sobre homicidios, asesinos seriales y la idea de morir en un abrir y cerrar de ojos sigue presente, pero con arreglos donde su tendencia industrial genera una tensión con la que querrán vengarse de alguien con un cuchillo en la mano. Solo escuchen "In Silico" y "Kingdom Come", es brutal.




38. The Avalanches – Wildflower (XL Recordings)


La idea de tener un nuevo álbum de The Avalanches a 16 años de su debut era bastante emocionante. Y aunque no terminó siendo una obra maestra como "Since I Left You" (personalmente no me convencieron las colaboraciones de Danny Brown y Toro y Moi), tiene canciones donde su habilidad para hacer un collage de sampleos sigue siendo una chulada. Ahí está "Because I'm Me", "Subways", "Sunshine" y hasta "The Wozard Of Iz". Es un disco fácil de digerir, sin tantas complicaciones y que en definitiva sirve para musicalizar cualquier evento social... si es que salen.




37. Xeno & Oaklander – Topiary (Ghostly International) 


Xeno & Oaklander ya llevan años manipulando synths análogos y por esa razón hoy en día son un pilar importante dentro del circuito del minimal synth, así que me alegra bastante que con "Topiary" finalmente hayan encontrado una estabilidad entre el magnetismo instrumental y la dulzura que se manifiesta en la parte vocal. Esta producción está llena de canciones que bien podrían convertirse en clásicos de nuestra era y que de forma obligada terminarán siendo un must en todo club goth al caer la noche.




36. Lust For Youth – Compassion (Sacred Bones Records)


Lust for Youth eliminaron la parte sucia de su sonido en "International" para hacer auténticos himnos de synth-pop. Y les funcionó, al haberse alejado de los terrenos experimentales ayudó a que los proyectos alternos de Hannes Norrvide y Loke Rahbek tuvieran un mejor distintivo para dedicarse a crear experimentos mucho más amigables con Lust For Youth. Los patrones blancos de "International" siguieron su curso con "Compassion", un álbum que sigue flotando en un mar de melancolía, pero con el que se dieron el lujo de jugar con tiempos más prolongados de tiempo en "Better Looking Brother", sin mencionar la romántica conversación que entablan con Soho Rezanejad en "Display".




35. Julianna Barwick – Will (Dead Oceans)


Justo cuando pensaba que Julianna Barwick no podía hacer cosas más hermosas, resulta que saca "Will" con algunos spots especiales de Mas Ysa. El álbum tiene pulsaciones ambientales donde su voz se transforma en el estimulante perfecto para hacernos soñar; es uno de esos discos donde cada quien interpreta lo que escucha a su modo para que tenga un valor emocional único y propio.




34. A Dead Forest Index - In All That Drifts From Summit Down (Sargent House)


A Dead Forest Index tiene un nivel de elegancia que resulta absurdo. El dúo podrá sonar nuevo, pero tienen la experiencia suficiente para golpear con sutileza los terrenos más grises del folk y el romance goth con el que incluso han estado compartiendo escenario con la reina Chelsea Wolfe. Por otro lado, el disco tiene algunos arreglos especiales de Gemma Thompson de Savages como en su estelar "Myth Retraced", la cual sin problemas les puedo decir que es una de las mejores piezas que han sido grabadas en lo que va de la década.




33. MJ Guider – Precious Systems (Kranky)


MJ Guider fue la más grande sorpresa que me encontré este año. Está firmada con Kranky y eso de entrada ya nos asegura toda una maldita experiencia musical, la cual se va alimentando de drones y escapes sonoros que sin problemas podrían convertirla en una entidad que está creando su propia visión del shoegaze con tonos angelicales y mantras ancestrales. Las canciones son meditativas y tienen espacios complejos donde su magia es capaz de deslumbrar a cualquiera.




32. Vatican Shadow – Media In The Service Of Terror (Hospital Productions)


Dominick Fernow es la ostia que deberían probar cuando van a comulgar. Su mente viaja a ritmos que no todo el mundo puede seguir debido a que siempre está en constante movimiento para sacar múltiples lanzamientos como Prurient, Vatican Shadow, Exploring Jezebel y hasta su Rainforest Spiritual Enslavement. "Media In The Service Of Terror" es, hasta el momento, su álbum más estable y multifacético con el alías de Vatican Shadow, ya que las pulsaciones techno viajan a través de gélidas ambientaciones que en todo momento siguen dejando en evidencia la temática bélica y social con la que fue concebida esta entidad.




31. Demdike Stare – Wonderland (Modern Love)


Mientras Beyoncé sigue sacando discos de la nada (y Solange también), en las últimas semanas del año Demdike Stare reaparecieron sin previo anuncio para sacar su primer disco en 5 malditos años. Y si, la espera valió la pena, ya que en "Wonderland" se la pasan dando cátedra del poderío que tienen en el mundo del techno, lo cual es más que necesario en estos tiempos donde todo parece que se irá al carajo. 

30. The Caretaker - Everywhere at the End of Time (self released)


Leyland Kirby regresó con un plan siniestro: sacar seis discos de The Caretaker en un lapso de 2 años. Después de eso, The Caretaker dejará de existir y con ello las melodías subliminales que parecen ser expulsadas de un vinilo abandonado estarán completas. Las piezas se unen y con ello las sesiones de tortura serán armonizadas con sus hermosos sampleos, así que fue muy revitalizante escuchar de nueva cuenta estos experimentos en "Everywhere at the end of time", la primera entrega de seis.


29. Swans – The Glowing Man (Young God)


Se supone que "The Glowing Man" es el último disco de Swans con esta alineación y en el formato que se presentaron luego de su reunión, pero la verdad yo no le creo ni una sola palabra a Michael Gira. Si "To Be Kind" y "The Seer" estuvieron super cerdos, en "The Glowing Man" solo existe una secuela de lo que escuchamos en la narrativa de esos discos, solo que con una incertidumbre generada por no saber si realmente terminará de esta manera el reciente episodio de Swans. De ser así, será un fiasco, pero la banda ya está estrenando canciones en vivo donde parece que los momentos más relajados de "The Glowing Man" encontrarán su otra mitad, como el caso de "When Will I Return", canción en la que colabora ni más ni menos que la señora Gira.




28. David Bowie – Blackstar (Columbia Records)


2016 fue un año difícil en cuanto a las muertes que se registraron y una de las que más dolieron fue la de David Bowie. Cuando salió "Blackstar" la gente se desorientó un poco por la temática de sus canciones y la tendencia opaca con la que fue presentado, pero una vez que perdió la vida y nos enteramos de la lucha que estaba teniendo contra el cáncer, cada una de las palabras que componen el disco cobraron un significado completamente diferente. En alguna ocasión Bowie mencionó que Scott Walker era el único hombre que hacía que se sintiera celoso, pero con lo que nos presentó en "Blackstar" podemos decir que se despidió de nosotros evocando el estilo devastador y enfermizo de Walker.




27. The Body – No One Deserves Happiness (Thrill Jockey Records)


Quizá este fue el año de las ironías, ya que muchos discos fueron concebidos de esta manera. Verán, en teoria "No One Deserves Happines" es el disco pop de The Body, lo cual cualquier principiante les dirá que les están tomando el pelo por las altas dosis de brutalidad que hay en él pero... ¿La verdad? Esta producción es la más soft que ha presentado la dupla e incluso me atrevería a decir que es la más accesible y pegajosa de su discografía. Esta es la podrida visión que tiene The Body sobre el pop y es excelente.




26. Mitski – Puberty 2 (Dead Oceans)


Mitski es un tesoro que necesita ser descubierto por el mundo entero, ya que si bien "Puberty 2" no es su primer material, si es el disco con el que se está consolidando de una buena vez por todas y eso en parte está ayudando a que tenga una mayor confianza en sí misma. Puede que las letras tengan un enfoque bastante girly, pero con los riffs que las acompañan viene a equilibrar esas tonalidades pastel para que el disco tenga la suficiente fuerza para patear todo tipo de entrepiernas y unir corazones rotos.




25. Chasms - On The Legs Of Love (Felte) 


Cuando una banda es el más claro retrato de lo que pasó a raíz de la existencia de Cocteau Twins, entonces es porque su pensamiento está viendo hacia la dirección correcta para entregarnos canciones donde el amor es el ingrediente principal para brindarnos un momento bastante acogedor e inspirador. Este es el caso del álbum debut de Chasms, el cual gira en torno a las mismas armonías que podían encontrarse en "Treasure", solo que con una textura de colores opacos que de ley terminan inyectándole una buena dosis de oscuridad a sus composiciones.




24. Roly Porter – Third Law (Tri Angle Records)


El experimentado productor Roly Porter se coló en las filas de Tri Angle Records para sacar su mejor disco hasta el momento. Es denso, va en aumento y justo cuando piensan que sus atmósferas se extinguirán en plena calma, las cosas se sacuden por completo por medio de una capa de noise que de ley les terminará taladrando el cerebro. Pero no crean que todo en "Third Law" es tan dramático, ya que la maestría con la que opera su equipo hace que no tengamos ningún daño de por vida.




23. Exploded View – Exploded View (Sacred Bones Records)


Sacaron "No More Parties In The Attic" como primer sencillo y me quedé pasmado. Su sonido es gris, oscuro, cavernoso y la voz de Anika se encarga de darle un toque bastante siniestro a las canciones, aún cuando los instrumentos tienen el volumen suficiente para demoler todo lo que está a su alcance. Esta mezcla europea/mexicana es una de las mejores cosas que le pudieron suceder a la humanidad, y los homs de Sacred Bones están conscientes de eso.




22. James Blake – The Colour In Anything (Polydor Records)


James Blake ni quería hacer otro disco, pero lo estuvieron cansando y se metió al estudio para grabar esta belleza que, una vez más, parece que fue producto de una fallida relación, ya que desde el inicio comienza a cuestionarse el por qué demonios no quieren verlo otra vez. En este momento el tipo ya tiene bien claro lo que ha logrado y lo que quiere hacer con eso, ya que puede darse el lujo de rechazar letras de Beyoncé e invitaciones de Chance The Rapper y Hudson Mohawke, solo para demostrar que tiene la capacidad suficiente para brillar por su propia cuenta. ¿Y saben qué? Lo hace de maravilla.




21. Danny Brown – Atrocity Exhibition (Warp Records)


Ver que Danny Brown estaría entrando a las filas de Warp Records no fue cualquier cosa, ya que eso significaba que su nuevo álbum se estaría inclinando hacía un terreno mucho más atascado y experimental. Y si, "When It Rain" fue un monstruo donde el dude volvió a sacar lo mejor de sí para después soltar la bomba de que el disco tenía un track con Kendrick Lamar y Earl Sweatshirt. A veces la lista de colaboradores en un disco parece estar de más, pero en esta ocasión fue algo muy muy cabrón.




20. Croatian Amor - Love Means Taking Action (Posh Isolation)


Es un poco absurdo hacer una lista de discos y no incluir uno o más lanzamientos que no incluyan a Loke Rahbek, ya que el tipo se la pasa metido en el estudio produciendo experimentos con sus interminables alías. Gracias a eso, ahora puede jactarse de que finalmente logró entregarnos la obra maestra de Croatian Amor con el nombre de "Love Means Taking Action", en donde de algún modo logró suprimir el noise y las pulsaciones etéreas para desnudar por completo la belleza natural de esta odisea, en la cual tiene como invitada a Soho Rezanejad en algunas de sus piezas.




19. Nicolas Jaar – Sirens (Other People)


Nunca había estado tan seguro sobre si Nicolas Jaar realmente debía cantar en sus canciones, pero con "Sirens" me dio una cachetada gracias a su excelente "Three Sides Of Nazareth", canción en la que fácilmente se resume todo lo que hace y el mensaje que le está dando a la oleada de DJ's y productores que piensan que hace lo mismo que ellos. Pero no, Nicolas Jaar es un loco y siempre encuentra la manera de alejarse de entornos tóxicos para entregarnos canciones donde la experimentación es el punto central.




18. Tim Hecker – Love Streams (4AD)


Tim Hecker es el amo del drone y aunque algunas personas hayan tenido sentimientos encontrados con "Love Streams", la realidad es que en estos momentos está experimentando con distintos elementos para encontrar un equilibro entre su pasado y el futuro, cosa que naturalmente no es tan sencilla cuando se encuentra operando en terrenos mucho más arriesgados y que pueden desmoronarse a la menor provocación. Pero aquí estoy, hablándoles de "Love Streams" en mi conteo de fin de año por la elegancia con la que se sigue desenvolviendo en el arte de la distorsión y la clase con la que es capaz de manipular un coro a su antojo.




17. DIIV – Is The Is Are (Captured Tracks)


El problema que tenía al inicio con DIIV es que "Is The Is Are" terminó siendo ridículamente largo, pero conforme fueron pasando los meses y con varias vueltas de más, su duración pasó a segundo plano después de notar que la banda hizo lo posible por hacerse de su propio estilo en un mundo donde en este momento es prácticamente imposible. El reverb es lo suyo y aunque eso puede desatar una larga discusión, es algo que han adoptado sin complicación alguna para ir de lo adorable a lo oscuro en un abrir y cerrar de ojos.




16. White Lung – Paradise (Domino Records)


Mish Barber Way no solamente es una de las mejores front woman que hay en la actualidad, sino que con los tres discos de White Lung ha encontrado los patrones ideales para fortalecer sus ideales feministas y con ello esparcir su mensaje de forma contundente. En "Paradise" ocurrió algo bastante interesante, ya que la banda optó por bajar un poco su intensidad para jugar con su lado más dulce en canciones como "Below" y "Hungry", cosa que de algún modo u otro hizo que fueran el más claro retrato de lo que comenzó a suceder con el punk en los 90. Digamos que con esta producción la banda finalmente ha empezado a madurar.




15. SURVIVE - RR7349 (Relapse Records)


"Stranger Things" esto, "Stranger Things" lo otro. Si bien Kyle Dixon y Michael Stein hicieron un trabajo espectacular con el score de la serie, las cosas fueron un poco frustrantes cuando todo el mundo hablaba de S U R V I V E por esa razón, en lugar de clavarse de lleno en las ambientaciones sci-fi que le dieron vida a su tercer álbum de estudio con Adam Jones (Holodeck Records) y Mark Donica, con el cual además se lograron meter al rooster de Relapse Records. El estricto minimalismo de sus sintetizadores es algo que más allá de darnos un paseo a través del tiempo, nos muestra a cuatro tipos que desde su propia habitación se encargaron de pulir a la perfección su sonido para traducir sus emociones internas en melodías de ensueño.




14. Body Sculptures – A Body Turns To Eden (Posh Isolation)


Originalmente Body Sculptures solo estaba pensado para ser una colaboración del Berlin Atonal de 2015 y ya, pero al final lo que hicieron en el escenario tuvo la calidad suficiente para convertirse en todo un colectivo danés. ¿Quiénes están en él? Bueno, pues Puce Mary, Loke Rahbek, Varg, Erik Enocksson y Vit Fana son las mentes detrás de esta aventura llena de perdición donde el noise toma una forma industrial bastante cautivante. Quizá esa palabra no se familiariza tan facilmente con el noise, pero la realidad es que el concepto de Body Sculptures se basa en los ideales de la estimulación mental y emocional por medio de secuencias que nos saquen de nuestra zona de confort, y con este álbum lograron hacerlo de maravilla.




13. Radiohead – A Moon Shaped Pool (XL Recordings)


Está de más decir algo sobre Radiohead; algo que no se sienta como si les estuviéramos besando los pies por cada cosa que hacen, pero después de las distintas tragedías que aparecen en "The King Of Limbs", escuchar canciones como "Daydreaming", "Ful Stop" y "Present Tense" fue el revitalizante perfecto para reencontrarnos con el estilo clásico de la banda; ese con el que son capaces de entregarnos canciones que no solamente se nos queden en la cabeza por la inconfundible voz de Thom Yorke, sino también en el corazón. "A Moon Shaped Pool" es el punto donde finalmente pudieron atar los cabos sueltos que quedaron en el aire desde el "Kid A", es por eso que "True Love Waits" aparece al final del disco; por fin encontró su hogar.




12. Youth Code – Commitment To Complications (Dais Records)


Youth Code ha crecido rápidamente y con su segundo álbum se establecieron por completo dentro del EBM gracias a la solidez con el que está diseñado. Escuchar "Commitment To Complications" es como si pusieras por primera vez un disco de Ministry o Skinny Puppy; la reacción, el vértigo y la tensión corporal que se apodera de nuestro ser con las potentes maquinas de percusión de Ryan George no se comparan con alguna otra cosa. El dúo es un puñetazo directo en la cara, sin mencionar que las garganta de Sara Taylor parece que en cualquier momento se hará pedazos con la devastación de "Transitions" y "Avengement". No es por nada, pero este es un disco ultra mega cerdo.




11. Angel Olsen – My Woman (Jagjaguwar)


'I am going to fall in love with you some day, I'm gonna fall in love and run away' - Esa es Angel Olsen en su estado más puro. Un estado donde nos toma de la mano para que la acompañemos en la inesperada transición por la que paso en "My Woman", en donde los sintetizadores hicieron que con esta producción le diera vida a un nuevo personaje que, en lugar de seguir compartiendo experiencias personales sobre su origen y los seres queridos que solían estar a su lado desde pequeña, en esta ocasión armó un paquete de canciones pop para musicalizar el fin de toda relación.




10. Carla dal Forno – You Know What It’s Like (Blackest Ever Black)


Carla Dal Forno ha estado explorando distintas expresiones ambientales que solo han servido como un estimulador mental que ahora la llevaron a sacar su primer álbum en solitario, esto después de perderse en la ácidez de F ingers y en la desorientada belleza de Tarcar. En "You Know What It's Like" hay un poco de ambos proyectos, pero también es el disco donde podemos apreciar por completo el lado mágico de su voz en canciones que se van alimentando de armonías sombrías que en definitiva hacen referencia a Nico como en "Fast Moving Cars" y "What You Gonna Do Now?". La dulce sonrisa de Carla Dal Forno es un gancho subliminal, ya que por más adorable que luzca, el sonido del disco tiende a absorver la vulnerabilidad de las personas.




9. Troller – Graphic (Holodeck Records)


Debo decir que dentro de todo lo malo, el 2016 me hizo sentir orgulloso de una de las mejores disqueras que he conocido en los últimos años: Holodeck Records. Más que una comunidad, el sello es una familia donde cada uno de sus integrantes está haciendo las cosas de maravilla. Uno de los ejemplos más notables de esto que les digo es Troller, un trío que en su debut homónimo se encargaron de moldear un mundo sumamente oscuro y enfermizo que se prestaba para hacer rituales en sangre con sus seres queridos. En "Graphic", las cosas siguieron avanzando por esos caminos, pero en lugar de inclinarse hacía los tonos goth con los que aparecieron, en el disco existen segmentos bastante diversos donde hasta sale a brote la influencia que tienen del industrial, el doom y el metal.




8. Marie Davidson – Adieux Au Dancefloor (Cititrax)


Marie Davidson no necesita de mayor presentación. Es una poeta, productora y una de las más grandes genios de nuestra era moderna. Si bien sus discos parecen estar pensados para ser el soundtrack de un giallo o una cinta basada en asesinos seriales de culto, en "Adieux Au Dancefloor" se puso a trabajar más con el techno y secuencias minimalistas a base de equipos análogos para consolidarse de una buena vez por todas. Ya lo dijo en "Naive To The Bone": it's 2016, get real!




7. Jessy Lanza – Oh No (Hyperdub)


"Pull My Hair Back" fue uno de esos discos que se movieron de forma discreta dentro de toda la oleada de proyectos que adoptaron el pop y el R&B para combinarlo con ritmos opuestos. La voz de Jessy Lanza siempre ha sido demasiado dulce y sensual, pero en "Oh No" eso fue proyectado al doble con drum machines y canciones donde su contoneo vocal es el hilo conductor de todo lo que pasa justo por detrás de ella. 




6. Weyes Blood - Front Row Seat To Earth (Mexican Summer)


Nathalie Mering siempre canta con el corazón, solo que en sus pasados lanzamientos quedaba una sensación un poco extraña por las limitaciones con las que se estaba encontrando. Por fortuna, en su nuevo álbum como Weyes Blood esas limitaciones llegaron a su fin y con ello nos encontramos con un sonido mucho más establecido y pensado. Algo que bien pudo haber sentirse demasiado forzado, terminó dando como resultado uno de los discos más cautivantes de todo el año.




5. Nick Cave & The Bad Seeds – Skeleton Tree (Bad Seed Ltd)


Escuchar a Nick Cave en un estado completamente vulnerable no fue algo realmente sencillo. Incluso escuchar cómo expulsa cada una de las palabras de su cuerpo como si le estuviera hablando a su hijo, es una de las cosas más dolorosas que difícilmente pueden ser canalizadas en un disco. Pero él lo hizo, él lo logró, como una forma para desahogarse y liberar las emociones que se estuvieron acumulando en su corazón, sacó un álbum extrictamente personal, donde parece que ninguno de nosotros existe para él dentro de esta confrontadora conversación que sostiene con la muerte.




4. Puce Mary – The Spiral (Posh Isolation)


Puce Mary siempre nos sumerge en pasajes oscuros donde el vacío existencial que hay en ellos es complementado con la devastación emocional con la que vivimos día con día. Los estigmas, las clases sociales, el racismo y el cómo se sigue juzgando a las personas por sus preferencias sexuales, son tan solo algunos de los elementos que dibujan el podrido apocalipsis que se vive en sus capas de noise dentro de "The Spiral". El álbum es como un taladro chocando contra el cuerpo, pero el dolor que se siente no es necesariamente por el impacto, sino más bien por el estímulo que reciben sus complejos de la mano de "Slow Agony Of a Dying Orgasm".




3. Jenny Hval – Blood Bitch (Sacred Bones)


Utilizar a la menstruación como analogía del concepto general de un álbum no es algo que haría cualquiera, es por eso que Jenny Hval sigue confrontando a la humanidad con discos que tienden a sacarnos de nuestra zona de confort al no seguir una línea real. Así como hay canciones amigables con una base synth-pop bastante accesible, también hay segmentos donde todo es absorbido por una palpable ansiedad que es traducida en gritos, sampleos y cambios de ritmo donde ni siquiera debieron de haber existido. "Blood Bitch" es un imponente manifiesto feminista que todos deben de experimentar al menos una vez en su vida.




2. Miserable – Uncontrollable (The Native Sound)


Las relaciones tormentosas, los lapsos de depresión, el sufrimiento emocional y las facetas donde no sabes quién demonios eres, fueron tan solo algunos de los escenarios que protagonizó Kristina Esfandiari durante la composición de su álbum debut como Miserable. El disco es el más puro reflejo de la tristeza y del cómo se debe someter para poder encontrar el lado más hermoso de esa sensación que tiende a jugar con nuestro pensamiento. A veces eso parece que no se puede controlar, pero Kristina está demostrando que se puede salir victorioso al enfrentarlo de forma directa para que ese amor se desvanezca en la oscuridad al igual que las lágrimas.




1. Essaie Pas - Demain Est Une Autre Nuit (DFA Records)


Justo cuando pensaba que DFA Records ya no podría salir de su agujero, decidieron firmar a Essaie Pas después de los sencillos que sacaron con Mannequin Label. Fue una sorpresa, una gran novedad y también un indicador de que lo que estaba por venir no era cualquier cosa. Tanto Marie Davidson como Pierre Guerineau, son expertos en crear misterio y canciones donde sus conversaciones en francés e inglés le inyectan una fuerte dosis de hedonismo a su romántica relación. Un poco de minimal synth, techno y coldwave, es la combinación perfecta para musicalizar una noche de tristeza eterna en la pista de baile. No es por nada, pero "Demain Est Une Autre Nuit" tiene status de culto, es un clásico instantáneo.